26 de noviembre de 2011

Colecta y Extracción de Fósiles

La actividad que representa la colecta y extracción de fósiles es algo fascinante para todo geólogo, desde el punto de vista profesional  no es una actividad que nos compete científicamente, pero si esta ligada estrechamente con nuestra área de trabajo. Dentro del ámbito paleontólogico que nos tocase realizar en campo, es importante llevar a cabo de manera metódica y cuidadosa, las técnicas establecidas que garantizan el éxito y la precisión en los estudios que se lleven acabo posteriormente. 

Amonites. Fm La Luna (Cretácico)

Gracias a esto es posible obtener una documentación paleontológica que permita realizar estudios cuantitativos y biométricos, llegando a determinar su asociación faunística, cambios de facies, variaciones en la profundidad del mar, evolución del clima, entre otras. Tomando en cuanta estos factores, me parece interesante compartir ciertas normas a tomar, para llevar acabo estas actividades que de seguro les sera de utilidad a todo los aficionados a la Paleontología.

Entrando al tema, una forma de localizarlos es mediante un mapa geológico, el cual muestra las distintas edades relativas de un área, esto nos ayuda significativamente para seleccionar los lugares de interés, como recomendación, les sugiero las áreas cercanas a canteras de explotación, particularmente me han servido como fuente de extracción (ejemplo el Amonites que se muestra en la imagen principal, lo colecte de esta manera), pero en lineas generales, las preferencias tienden hacia los sitios donde la roca aflore de manera natural y sus estratos sean accesibles. Recordemos que muchos hallazgos significativos son fortuitos y las grandes zonas fosilíferas ya están señalizadas en la cartografía existente, lo cual nos facilita un poco la labor.

Los materiales utilizados como herramientas para su extracción por lo general están constituidos por: mapa geológico, libreta de campo, cámara fotográfica, martillo, cinceles, navaja, espátulas, brocha, pinceles, cinta métrica, cordón, lupa, pegamento instantáneo y a base a agua, papel periódico, cajas, bolsas plásticas y yeso. Puede que sea mas extensa la lista pero a manera general estos serian los implementos básicos.

En el Campo

Cuando ya nos encontramos en el lugar escogido para realizar la búsqueda y extracción de fósiles, se debe examinar cuidadosa y detalladamente el terreno, para no dejar pasar por alto algún detalle o evidencia de fósiles presentes en el mismo. Los fósiles por lo general se encuentran en la superficie de estratificación, aunque en algunos casos estos suelen también encontrarse dentro de nódulos, por lo cual es conveniente romper para observar su interior. Lo que si es necesario e importante es determinar el estrato del afloramiento de donde provienen los fósiles.

El método de extracción que se empleara, depende de las característica y la naturaleza del fósil encontrado, en algunos casos se toma en cuanta el tamaño del ejemplar y el tipo de roca, por lo cual varia mucho la técnica a desarrollar, cuando estos son de tamaño pequeño y se encuentran en rocas duras, se debe golpear al rededor del mismo con el martillo y un cincel adecuado, suavemente pero con golpes firmes para no dañar el espécimen, de manera que se logre extraer el fósil en un trozo de roca, cuyo exceso se eliminara en el laboratorio (no traten de limpiar el exceso en campo o podrían arruinar el fósil). El siguiente paso es resguardarlo con el papel periódico y dentro de una bolsa plástica para ser transportado con seguridad.

Otro caso donde podremos encontrar fósiles pequeños, son en rocas blandas, ejemplo las lutitas, estas rocas pueden ser físiles o no, por lo cual se debe tener precaución pues tienden a ser quebradizas, es conveniente que antes de separar el fósil de la roca se emplee pegamento o yeso para darle firmeza, lo cual garantiza su extracción en una sola pieza y por consiguiente, transportarlo de manera segura. 

Cuando las condiciones cambian y es un ejemplar de grandes proporciones, el trabajo es mas laborioso y extenso, esto se debe a que es necesario aplicar extras, que permitan descubrirlos y extraerlos del lugar. Estos extras garantizan el poderlo reconstruir, siempre y cuando el esqueleto se encuentre completo, conservando así la posición que este tenia al momento de la extracción. La técnica implica hacer una mallado o cuadriculas en donde se anota (gráficamente) la posición exacta de cada pieza del esqueleto, ejemplo: como si se tratara de las coordenadas geográficas de la tierra, la idea es posicionarlas cada una de estas para lograr armarlas posteriormente.

Imagen referencial

Para sacar las piezas, estas se van escarbando con mucho cuidado, hasta el punto que la misma queda en un pedestal que permita recubrirlo con papel periódico y luego por vendas impregnadas de yeso, dejándolo secar completamente para después ser retirado de dicho pedestal (esta técnica es empleada de igual forma en la Arqueología), garantizando un traslado seguro. Un punto importante que se me pasaba por alto, es que estas piezas deben ser clasificadas con una nomenclatura que permita su identificación en el laboratorio, para esto se aplica una similar a las técnicas empleadas por los geólogos al momento de clasificar las muestras de campo.

En algunos casos, estos fósiles son tan minúsculos que a simple vista no lo podríamos apreciar y son conocidos con el nombre de "microfósiles", en este caso tan particular y extensamente ligado con la geología, se encuentran en sedimentos y rocas poco consolidadas (no es una regla general) como: margas, lutitas, areniscas y turbas por dar algunos ejemplos, en donde se recoge X cantidad de material y es transportado en bolsas plásticas al laboratorio donde se realiza una técnica de lavado.

Microfósiles

En el laboratorio

Luego de haber cumplido la primera fase, se llega en la parte donde los fósiles deben ser limpiados y montados, para ello se aplican distintas técnicas en función a cada caso, donde puede emplease métodos mecánicos o químicos. Los mecánicos son aquellos donde usamos herramientas especializadas bajo nuestra dirección, el fósil se coloca en una base o mesa apropiada que permita extraer el exceso de materiales a su alrededor sin dañar las superficies del ejemplar, utilizando martillos y cinceles especiales donde los materiales se desprenden literalmente fácil, y si son duros y muy adheridos al fósil, se emplean taladros  odontológicos y Dremel. A medida que se va separando el ejemplar de la roca se va limpiando con cepillos, brochas o pinceles para identificar bien su superficie, en algunos casos es necesario emplear lupas de gran aumento y tamaño, que permiten colocar la muestra debajo de ellas para tener un mejor reconocimiento visual mientras se trabaja. 

Limpieza en el Laboratorio

El método químico se basa en el empleo de reactivos que ejercen una acción diferencial entre el fósil y la roca que los contiene, disolviendo esta ultima pero dejando intacto el fósil. Cuando se emplea este método se debe escoger entre una reactivo ácido o alcalino, en el primer caso, el reactivo ácido actúa degradando hasta consumir literalmente la roca calcárea que se encuentra al rededor de un fósil silicio, obviamente si el fósil fuese del mismo material también desaparecería ante el empleo de este método. Los ácidos empleados son: ácido clorhídrico diluido al 10% (roca calcárea y fósil silíceo), ácido acético (huesos y dientes de vertebrados), ácido carbónico (se emplea para limpiar los fósiles de calcita) y el ácido fluorhídrico (roca silícea y fosil orgánico o carbonoso)

En el caso que sea requerido emplear el método alcalino, este actúa hinchando y degradando las arcillas, por lo cual se emplea para extraer los fósiles constituidos por calcita o aragonito cuando están incluidos en una roca margosa o arcillosa. Los empleados en este método son: el carbonato de sodio, el hidróxido de sodio y el potasio.

Ya como punto final, nuestro fósil se encuentra listo para montar y etiquetar, en algunos casos son enmarcados, colocados en una base o armados y colgados, todo depende del tipo y tamaño del fósil, para luego colocarle sus respectivas descripciones contemplando su clasificación, edad, procedencia entre otras. espero sea de utilidad este resumen el cual es somero en cuanto a la explicación, pero se realiza de esta manera para darles una idea de los factores a considerar al momento de trabajar con estas reliquias que nos cuentan muchas claves del pasado, saludos.

Amonites en caliza de la Fm. La Luna ( Cretácico)

GRACIAS POR TU VISITA!

No hay comentarios:

Publica un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...