3 de julio de 2011

Tectónica de Placas y su Relación con Venezuela

La tectónica de placas es una teoría geológica que explica la forma en que está estructurada la litósfera del planeta. La misma da una explicación a las placas tectónicas que forman la superficie terrestre y a los desplazamientos que se observan entre ellas, sus direcciones e interacciones y las causas que estas implican, entre estas la formación de las cadenas montañosas (orogénesis). Asimismo, da una explicación satisfactoria de por qué los terremotos y los volcanes se concentran en regiones concretas del planeta o de por qué las grandes fosas submarinas están junto a islas y continentes y no en el centro del océano.


Las placas tectónicas se desplazan unas respecto a otras con velocidades de 2,5 cm/año, esta comprende a lo que conocemos con el nombre de "corteza terrestre", constituida por: la corteza continental, más gruesa, y la corteza oceánica, la cual es relativamente delgada. 

Uno de los principales puntos de la teoría propone que la cantidad de superficie de las placas (tanto continental como oceánica) que desaparecen en el manto a lo largo de los bordes convergentes de subducción está más o menos en equilibrio con la corteza océanica nueva que se está formando a lo largo de los bordes divergentes (dorsales oceánicas) a través del proceso conocido como expansión del fondo oceánico. La teoría también explica de forma bastante satisfactoria la forma como las inmensas masas que componen las placas tectónicas se pueden "desplazar", algo que quedaba sin explicar cuando Alfred Wegener propuso la teoría de la Deriva Continental


La Tectónica de Placas y el Territorio Venezolano

Las consecuencias del movimiento de las placas en Venezuela se reflejan en el origen de los sistemas montañosos que se presentan en su territorio: los Andes y las cadenas costeras, la existencia del mar Caribe, la separación de superficies insulares y otros acontecimientos relevantes en su fisiografía.
La migración de las placas hizo que el Escudo Guayanés se separara del gran escudo Pre-Cámbrico que conformaba con el continente africano. En el Paleozoico, durante la Pangea, nuestro territorio se unía a la parte central-oeste de Africa, de allí la coincidencia de que las provincias geo-estructurales de dicho continente sean un tanto similares a las de Suramérica, ademas de la coincidencia en especímenes fósiles encontrados en ambos continentes, lo cual apunta con mayor certeza a las teorías antes mencionadas.
Hace 180 m.a., en el Jurásico, América del Sur se separó de la América del Norte. Para entonces, en los lineamientos de las dorsales atlánticas, Suramérica se apartaba de Africa en dirección noroeste, lo cual en un período de 135 a 65 m.a. el continente suramericano estaba separado por completo tanto de Africa como de la América del Norte.
Este desplazamiento hacia el oeste hizo que los márgenes occidentales de América se convirtieran en activos, mientras que los orientales, se comportaban de forma pasivas. Los primeros son los más afectados por la confluencia de las placas, por eso se producen cinturones extensos de levantamientos, fallamientos, plegamientos, vulcanismo, entre otros.
Para finales del Cretáceo, el movimiento de Suramérica hacia el noroeste pudo haber comenzado a levantar la cordillera de la Costa hacia el lado noreste de Venezuela, antes de eso, seguramente el litoral se ubicaba en el borde norte del Escudo Guayanés. Los Andes primitivos comenzaron a levantarse igualmente a finales del periodo Cretácico. Al final del Eoceno continuó la orogenia formadora de la Cordillera de Mérida.
El levantamiento, tal vez muy rápido, de las cordilleras ubicadas en el Estado Falcón, esto hizo que el río Orinoco se desviara hacia el lado este del país, dado que parte de los fósiles encontrados en la zona de Urumaco son propios de dicho río, tal como lo atestiguan los restos de algunas especies de bagres, tortugas y toninas. Si no hubiera sido tan rápido el levantamiento de esas montañas, posiblemente el Orinoco hubiese seguido circulando hacia el norte del país.
Venezuela está comprendida entre dos placas: la Placa del Caribe y la Placa Sudamericana; la primera se mueve hacia el oeste y su límite oriental se asocia al arco de islas antillanas. La geofractura que pasa por la costa centro-oriental y por la Cordillera de Mérida comprende un borde entre las placas antes mencionadas. Los desplazamientos a ambos lados de dicha geofractura indican una especie de movimiento de rotación en el borde sur de la placa caribeña. 
Una de las evidencias de este contacto es la intensidad sísmica (fallas de Boconó y de El Pilar), siendo Los Andes y las montañas costeras zonas de alta sismicidad. Estudios recientes (finales del siglo XX), a través de la utilización de aparatos de GPS, demostraron que la Placa del Caribe, en la parte norte del estado Sucre, se mueve a razón de un centímetro por año en dirección hacia el este.
En resumen, los efectos más recientes de la tectónica de placas han dado origen en Venezuela a los sistemas montañosos andinos y costeros; a la par de esta orogénesis, los agentes externos han removido en los paisajes montañosos grandes volúmenes de sedimentos que han colmatado a grandes regiones como los Llanos, el delta del Orinoco y la depresión del lago de Maracaibo.
La inestabilidad tectónica reciente también ha sido responsable de que una parte de los Llanos (estados Anzoátegui y Monagas) haya sido ligeramente levantada con respecto al nivel del mar, dando como resultado paisajes de extensas mesas disectadas (Jesús Enrique Santiago).


GRACIAS POR TU VISITA!





3 comentarios:

  1. excelente, me ayudó mucho! muchas gracias por compartir tus conocimientos!! :3

    ResponderEliminar
  2. Gracias, saque un 20 con esta Información, me ayudaste mucho, Gracias de nuevo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, saque un 20 con esta Información, me ayudaste mucho, Gracias de nuevo!!!!<3

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...